domingo, 15 de enero de 2017

Kike Rosales: En San Cristóbal: “¿a quién beneficia el muerto?”

Dentro de la crónica policial han existido hechos que llevan a escribir novelas, los elementos lo permiten; vemos actos llenos de pasión, lujuria y desmedida ambición para formar un relato donde la capacidad del reportero anda por los maravillosos mundos de la escritura.

A sangre fría es una novela con una característica de reportaje relato escrita por Truman Capote, el asesinato de una familia completa (los padres y dos hijos adolescentes) en Estados Unidos en los años 50 le permitió al escritor desarrollar una de las novelas más famosas de sus escrituras.

La otra es un cuento sobre un reportero de un pueblo muy pobre del sur (también en los Estados Unidos) en la época de la crisis económica de los años treinta, el hombre le dio por investigar muertes de gente con dinero que dejaban herederos de dudosa reputación.

El caso de una exuberante mujer de 30 años que tenía seis meses de casada con un granjero anciano; quien escondía 40 mil dólares y que se moriría al subir una escalera “presuntamente” ebrio.

El asunto es que el hombre no bebía, la mujer dijo que esa noche sí, es decir fue tan mal hecha la trama que el jefe de la policía descubrió de entrada no solo que el ya cadáver no bebía sino que le indico al reportero,-siempre en estos casos pregúntese de entrada, ¿a quién beneficia el muerto?-

La renuncia de Hugo Domingo Molina a la presidencia de la C.A Plaza de Toros de San Cristóbal ha generado mucha sorpresa.

Para él esta es su lucha por muchos años, creó una feria, fundó una ganadería y se dio a conocer en el mundo por ser empresario y ganadero gracias a los toros dados en Pueblo Nuevo es decir que para él la plaza tiene un valor sentimental incalculable.

Se comenta que ante la crisis que la actual empresa tiene con lo de los dólares muchos toreros vinieron anteriormente por hablar con Molina y tal es su credibilidad que asistieron a la plaza.

Incluso los entendidos del mundo taurino dicen en la actualidad que por lo que ha sido su trayectoria y ante la dificultad económica que se vive hoy; su hoja de servicio sería la que lo pondría como el indicado de realizar la del 2018 que de antemano se ve muy difícil se pueda realizar.

Los rumores se soltaron, hablan de un “wasap” enviado a gente de la empresa que supuestamente señalaba una orden del Gobernador Del estado Táchira que “no deberían comprarle un encierro”,
supuestamente eso genero la molestia de Molina e indican que ese fue el motivo a renunciar a la presidencia de la plaza.

Estos hechos dicen han sido orquestados desde hace tiempo “desde adentro”; además sobre quienes lo planifican lo sabe Molina, la idea, sacarlo de a poco y poder dar la feria del año que viene, eso sí, sin él.

Entonces se comienzan a salir muchas interrogantes cuyas respuestas solo las puede dar Hugo Domingo.

Esta renuncia pareciera reunir varios factores como las viejas crónicas policiales, intriga, ambición y esa forma tan poco vista “del poder detrás del poder, así entendemos el viejo cuento y la intención del veterano policía al novel reportero que jamás se olvidara de preguntarse;

“¿a quién beneficia el muerto?”.

Fuente: Kike Rosales
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...