viernes, 19 de agosto de 2016

Club Taurino Talaverano, entrevista a Manolo Vanegas, anunciado en Alfarero de Oro, el 07/09.


Hoy hablamos con un novillero venezolano que ya tiene en su hoja de servicios el triunfar con hierros legendarios como Monteviejo, Miura, Cebada... 

Hierros añorados por un gran número de aficionados pero cuyos triunfos no son agradecidos como deberían como sí ocurre en el caso francés.

Manolo Vanegas es un exponente de torero que dejó atrás su Venezuela en busca de un sueño que recorre con éxito por su lado más duro.



A continuación la entrevista con Manolo Vanegas….


¿Por qué decide ser torero?

No fue una decisión. Fue algo que nació conmigo por las raíces de mi familia. En mi casa se vive del toro y se respira toro. Mi padre tiene un espectáculo cómico similar al Bombero Torero. Mi hermano César también es matador. Tengo también un hermano novillero que anda más parado y mi hermano Julián que está empezando en esto.

En el espectáculo de mi padre contacté con el animal bravo.

¿Cómo fueron sus inicios?

Empecé allí como un juego y a medida que van pasando los días vas viendo la seriedad que tiene esta profesión, te lo hace ver el público, te lo vas tomando más en serio.

Familia torera a raíz de un espectáculo cómico

Mi abuelo fue novillero y mi padre sigue siendo torero cómico. Mi abuelo materno fue matador de toros hasta que se retiró haciendo su vida de empresario. Por ambos lados de mi familia se respiraba toros.



Hablemos de ese espectáculo cómico, ¿cómo era?

Toda la vida tuvo una parte seria. Tenía cuatro animales. Si era plaza de primera era con cuatro novillos y si era en una plaza de pueblo era con vacas. De abrebocas se hacía la parte seria con una vaca o novillo para el becerrista. El torero salía con traje campero y se daba su vueltica al ruedo si gustaba. Después de eso empezaba el espectáculo cómico con los saltos, balancín y los enanitos toreros.



¿Cómo fue su paso sin caballos en Venezuela?

Las puertas las tuve abiertas como becerrista ya que mi padre, al contratar el espectáculo, exigía una vaca o novillo para la parte seria. Al debutar de luces todo se hizo más costoso. Pude estar en muchas ferias de Venezuela y gracias a Dios, triunfando. Al año siguiente me cerraron todas las puertas los padres de los que tienen dinero y se me cerraron las puertas. Yo estuve quitado de esto pero la ilusión me la devolvió López Chaves y desde entonces lucho saliéndome bien las cosas.

¿En qué momento viene a España?

Para los venezolanos y americanos en general la ilusión de venir a España te llega cuando ves esto como tu vida. España es la Madre Patria, donde se respira toros en todos lados y quieres venir a probar suerte. Yo nunca he estado en la escuela y mi profesor fue mi padre, el torero cómico. Una vez gané una beca para venir de la Escuela de Juli pero al no estar en la escuela de San Cristóbal me lo quitaron. Al año siguiente conocí a López Chaves y me invitó a su casa. Ahí empezó toda esta vida que tiene muchas cosas bonitas por delante que contar.

¿Tuvo problemas con la Escuela?

No fueron problemas pero al no estar en ella, pese a ganar, los de la Escuela nos lo hicieron imposible y no se dio. Son cosas de Dios. Luego se me abrieron puertas.

Hablemos de López Chaves

Al año siguiente de la Beca vine a España por un mes de la mano de López Chaves. Él no me prometió hacerme novilladas pero sí darme campo. Tuve un mes intenso allí y, gracias a Dios, en esos tentaderos se me abrieron puertas con empresarios que me ayudaron. Decidieron arreglar mi visa para torear. Ese año pude torear nueve novilladas, el mismo número que tenía en Venezuela en tres años.



Y aparece Francia


Apareció desde sin caballos. Luego ya me fue bien en Córdoba y debuté con caballos en Gijón en una tarde que no se me dio bien al darme una cornada que me dañó el ligamento. Reaparecí en Morata con una de Zacarías a la que corté dos orejas.

Al año siguiente se me abrieron las puertas con un triunfo en Vauvert y tras cortar dos orejas a una de Monteviejo en Galapagar. Allí son muy toristas y al leer esta noticia me ayudaron.


Ante lo más duro

En Francia, como hablamos, y cortando orejas a Miura, Cebada, Dolores, francesas duras... El año pasado fue un año en el que hubo de todo. Es importante foguearse y rodarse ante todo tipo de ganaderías. No sabes que será de ti el día de mañana ni en que carteles vas a estar.



Llega Madrid

No lo esperaba. Fui a Madrid con la mentalidad de estar bien y que me vieran a buen nivel y con ganas. No es fácil esa plaza y buscaban que estuvieran contentos.



¿Que le supuso?

Me abrió puertas pero no las que esperaba. Hay que reconocer que fue en pleno verano y ya estaba todo cerrado. Me sirvió al motivarme y saber que merecio la pena luchar, sacrificarse ya que todo llega. De ahi para adelante se me abrieron novilladas pero más este año al estar todo cerrado el pasado. Llevamos este año doce novilladas, no es fácil, nos quedan otras quince.

En Francia le abren las puertas al leer su triunfo ante una de Monteviejo aqui y en España no se le abren con una oreja en Madrid.

Corté la oreja en Madrid y no tuve la oportunidad de ir a Arganda, Algemesí o Villaseca. Es por eso que digo que no tuvo el premio que merecía la oreja pero me motivó, todo llega. Yo soy un novillero contento conmigo porque todo lo que tengo me lo he ganado. Nadie puede decir de mí que estoy en las ferias puesto por la fuerza de mis apoderados, me lo he ganado. En Francia tenemos muy buen cartel.

Los franceses se vuelcan mucho con los toreros o novilleros que matan las duras. Para ellos que un torero corte orejas a las duras les llama y por eso quieren verlo y seguirlo, se le llevan a su feria.


¿Cómo vive su país sus triunfos?

Para Venezuela soy como un referente después de tantos años sin que un torero venezolano marcara nada. El último fue Erick Cortez que estuvo en la parte alta del escalafón y mucho antes los Girón. Mi oreja tuvo tanto revuelo en Venezuela porque el último en lograrlo fue, siete décadas antes, el maestro Girón. Soy una apuesta y creen en mí.

De eso se trata, que crean en mí y eso me motiva.

¿Y su familia?

Muy contentos, lo viven más que yo. Rezan y piden a los Santos, sufren y lo viven más que yo. Eso me motiva. Venezuela vive un tema muy duro y eso me motiva. Si algo quiero, no es ser gran cosa, es que mi gente viva bien y que respeten mi nombre.

Siguiendo con Venezuela hablemos de su mano a mano con la otra esperanza de allí, Colombo.

Fue una tarde muy bonita. Yo llevaba cuatro años sin torear en Venezuela y la gente tenía ganas de vernos. Hubo mucha rivalidad que es lo que debe haber en los manos a manos. Disfrutó toda mi familia y todos los que pagaron la entrada salieron contentos.

Fui a lo mío, a defender mi estatus, Muchos quieren decir que todo lo conseguido por mí es regalado o sin méritos. Yo fui a demostrar que es mentira lo que hablan.

¿Envidia?

En este mundo y en esta profesión hay mucha envidia. Los venezolanos, son los que más conozco, en vez de estar contentos parece lo contrario. Nadie quiere ver ojos bonitos en rostros ajenos pero lo bueno es que hablen de ti, bien o mal. Cuando no hablan de ti es porque no importas a nadie.

Volviendo a este año. Por delante, Villaseca.

Es una feria importante de novilladas, me supone mucho. Hay que salir a darlo todo. Es un día, que si triunfo, puede abrir muchas puertas. Tengo algunas abiertas pero son pocas. Considero que este año es una gran temporada teniendo Villaseca, Calasparra, Arganda, Arnedo... Estoy entre los primeros novilleros y no he sido tomado en cuenta para ferias televisadas de primera por lo que hay mucha gente que no me conoce por ello. Estas ferias son muy importantes para mí ya que puede sonar mucho un triunfo.


En el horizonte, ¿volver a Madrid?

Madrid se ha portado muy bien con nosotros. Hay que ir pocas veces pienso. Hay que ir a darlo todo. Si es de volver a Madrid, iría a final de temporada o al principio para darlo todo. Por ahora no, tenemos numerosas novilladas importantes y quiero aprovechar.

Alternativa

Se ha hablado. Para este año se habló pero no. Gracias al gran año pasado, que nos abrió puertas. Hay que rodarse, no hay prisa. De cada tarde se aprende, se crece toreando. Puede ser el año que viene a principios aunque puede cambiar a finales de éste.

¿Venezuela o Europa?

España o Francia, Europa sí. Quiero volver a Venezuela para demostrar que lo conseguido aquí no es casualidad ni regalado, pero ya de matador.

Para acabar, ¿cómo ve la situación taurina allí?.


Yo he hablado con periodistas taurinos venezolanos que me hacen preguntas así. El tema taurino está muy duro. Fíjese, lo que hablábamos antes, de que en un mes aquí toreé los mismo festejos que en Venezuela en tres años. Para un torero, pienso en mi hermano, es complicado hacerse sin oportunidades. Lo veo muy duro.



Fuente: http://clubtaurinotalavera.blogspot.com.es/2016/08/el-club-taurino-talaverano-entrevista_19.html

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...