domingo, 17 de julio de 2016

Kike Rosales: El silencio cómplice cubre la Feria de San Cristobal 2017.

La feria de San Sebastián 2017 está en ascuas; una serie de vericuetos tienen a la misma sumida en un remolino de enredos, algunos provocados por la crisis económica y otros por la desorganización empresarial.

Las deudas que se tienen son inocultables, Íñigo Fraile quien maneja la asociación que gremialmente agrupa los toreros españoles lo ha dicho, la espera es ver si los dólares aparecen este año; aunque de verdad eso está metido más en dudas que en certezas.

Mas información a continuación…



El gobernador del estado Táchira fue quien colaboró en los “tensos lobbys” para conseguir dinero, en aquel año cuando se anunciaron los hierros españoles, la duda de la presencia de los mismos revoloteaba el ambiente taurino.

La razón es que para los ganaderos poder embarcar las corridas debían tener el pago hecho, de lo contrario de sus dehesas en España no se movería un pitón.

Eso llevó a generar angustias que se callaban con la llegada de los astados a Pueblo Nuevo.

Pero empezaron a ocurrir hechos por demás lamentables; toros que fueron indultados terminaron “ajusticiados” en las fincas donde pastaban; el ragumento o la razón: violación de acuerdos sanitarios.

En estos momentos, el gobernador no se apareció más para los dólares, la empresa que ganó lícitamente la concesión vio cómo el dinero verde no aparecía y debe dar una feria que rueda como una pelota que en vez de alegría lo que va sumando es problemas.

Incluso se habló de la posibilidad de quitar la concesión, cuando de repente aparecen anuncios de toreros para el año que viene, sin ser oficialmente nada aprobados por la alcaldía, incluyendo el no hablar con los coletas que se les adeuda.

Eso ha llevado a que el concejal Gerardo Rincón generara una mesa de trabajo para ver qué se puede hacer; a esa reunión la empresa no asistió.

Entonces sale una deuda de millones con el municipio donde altos funcionarios piensan que si no se paga no se daría la feria 2017; es decir que el acto de las corridas pende de un hilo que se llama deuda.

Lo más curioso es que pasa el tiempo y de la Fiss de verdad no se sabe nada, la empresa poco habla (normalmente lo hace muy poco) y el municipio plantea reuniones que solo son eso.

Si no hay toros en San Cristóbal el año que viene no solo es por la responsabilidad de la empresa taurina Fabio Grisolia, es que hasta el momento el Concejo Municipal y la Alcaldía guardan un mutismo, ese mismo que por calle llaman “silencio cómplice”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...