martes, 13 de octubre de 2015

El valor de UNA vida.

“La vida es lo que haces con ella”, reza así un antiguo aforismo hindú.

Es curioso que, cuando en alguna columna pasada mencioné que me gustaría ver marchas de animalistas para preservar la vida de las cucarachas, recibí varios comentarios de burla en apoyo a mi extraña propuesta; esto despertó en mi una pregunta:

¿qué es lo que determina el valor de una vida?

Interesante análisis realizado por la matador de toros Hilda Tenorio…



Según el escritor y psicólogo David L. Weatherford, “el valor de una vida se mide por los momentos dedicados a dar”; la vida está vacía si la vivimos para nosotros, y en nuestro beneficio, sólo cuando nos olvidamos de nuestros problemas y nos volcamos en el prójimo, ésa vida tendrá un significado, y aunque cada persona humana tiene una unidad plena, no es posible desarrollarse plenamente como persona aparte de la sociedad con otras personas.

Aristóteles dijo que el hombre es un ser social por naturaleza. Completamos lo que somos dando a otros y recibiendo de ellos.

Los animales no presentan el grado de sofisticación social de los seres humanos, estando limitada esta socialización a los primates.

Es un hecho que el hombre se ha servido de muchos animales para vivir, pero,

¿cuánto vale para el hombre la vida de un pollo, un pescado, un toro, etc.?

¿qué beneficios trae la vida de un pollo, un pescado, o un toro para el ser humano?

Con una vida de un pollo, se alimentan 5 personas; con una vida de Tilapia, se alimentan 2 personas, pero si hacemos la cuenta de cuantas personas alimenta solo una vida de un toro de lidia que pesa 500 kilogramos, estamos hablando de que se extraen 250 kilogramos de carne para consumir, y si por kilogramo de carne se alimentan 10 personas, un solo toro de lidia puede alimentar a 2,500 personas sólo por la carne que dio.

Es necesario tomar en consideración que, la lidia de los toros en una corrida, genera varios empleos, y así, una ganancia a varios sectores: Ganaderos, empresarios, toreros, monosabios, taquilleros, caporales, cubeteros, músicos, etc.;

Con las ganancias recaudadas, se puede comprar comida para las familias de los participantes en la corrida, y entonces, ya es difícil saber cuantas personas serían alimentadas con la vida de un toro de lidia, sólo le puedo decir, que una sola vida de toro de lidia, puede alimentar a miles de personas.

Vuelvo a hacer la pregunta inicial, para el beneficio del ser humano, entre el pescado, el pollo y el toro,

¿qué vida vale más?.

Y aunque se matan mas pollos que toros, repito, no veo animalistas preocupados por la matanza de pescados, pollos y, cucarachas.

Mención aparte merece el hecho de que hay quienes anteponen la vida de un animal a la de un ser humano, y prefieren boicotear corridas de toros que muchas de las veces son de carácter benéfico hacia asociaciones que ayudan a otros seres humanos, que ayudar a tanto niño huérfano o de la calle.

Como anécdota, el impactante torero Manuel Benítez “el Cordobés”, en sus inicios toreó de contrabando el semental de una ganadería, dándole muerte con el estoque; al darse cuenta el ganadero y los caporales, le propinaron tremenda golpiza que casi lo mata.

Una vez en las oficinas de la policía, se cuestionó al delincuente si sabía cual era el precio del toro, a lo que el aspirante a torero contestó: “

Menos que la vida de un hombre”.

¡Que Dios reparta suerte!.

Fuente: hildatenorio@hotmail.com
twitter @Hilda_Tenorio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...