miércoles, 30 de septiembre de 2015

Marcos, Galdos y “Esmerado” incendian el Arnedo Arena. 30/09.


Arnedo, miércoles 30 de septiembre de 2015. IV de feria.

Novillos de Fuente Ymbro. Noble y fijo el 1º; encastado y fijo el 2º; el 3º, de nombre Esmerado, No. 63, nacido en 09/11, negro listón, indultado; 4º, encastado y con fijeza; 5º, bravo y codicioso, aplaudido en el arrastre; 6º, noble aunque con tendencia a rajarse.

Varea, silencio tras aviso y ovación tras aviso;

Alejandro Marcos, oreja y oreja;

Joaquín Galdós, dos orejas simbólicas y silencio tras aviso.

Entrada: Un tercio.

El mayoral Alfonso Vázquez salió a hombros junto a Marcos y Galdós.

A continuación crónica e imágenes de Antonio Sánchez….



Tarde para el recuerdo la vivida esta tarde en el Arnedo Arena, donde un buen Joaquín Galdós indultó a Esmerado, de la ganadería de Fuente Ymbro. El plantel de triunfadores lo completó Alejandro Marcos, que cuajó una rotunda actuación con dos faenas rebosantes de temple, torería y una gran pureza.



El capítulo principal de la tarde y de la feria se vivió en el tercer acto de la cuarta de abono, cuando Joaquín Galdós indultó a un buen novillo de Fuente Ymbro. Esmerado tuvo recorrido y prontitud en su embestida, algo que supo aprovechar a la perfección el espada peruano en series vibrantes, especialmente sobre el pitón derecho. Corrigió y tragó el molesto calamocheo del astado, hasta embeberlo en la franela para hacer romper al Arnedo Arena en un clamor pidiendo el indulto para el novillo. El presidente del festejo accedió a perdonar la vida de Esmerado, a pesar de negarlo en dos ocasiones en un inicio.



Frente al sexto Galdós elaboró otra faena firme en la que sobresalieron muletazos de calidad con la mano derecha, pero el fallo a espadas dejó todo en unas palmas.

Importantísima la tarde de Alejandro Marcos en Arnedo, donde abrió la Puerta Grande tras cortar dos orejas con dos faenas de corte clásico y donde la pureza fue su principal arma. Muy templado e inspirado frente al primero de su lote, al que ejecutó dos series rotundas, de mano baja y con empaque, todo con un gusto exquisito. Mató de manera efectiva y paseó un apéndice.



Frente al quinto, con motor y mucho que torear, Marcos dominó perfectamente las embestidas a base de firmeza y poder en su muleta, con un comienzo de faena doblándose por bajo vibrante. Emocionante labor, con mucha verdad y valor, para acabar de un certero espadazo que puso en sus manos la valiosa oreja que le permitiría salir en hombros.



Completaba el cartel Varea, que dejó detalles de su calidad frente a sus dos oponentes, en una tarde en la que lo más destacado lo realizó sobre la mano derecha. Los altibajos en sus labores no permitieron un triunfo en el Arnedo Arena.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...