miércoles, 30 de septiembre de 2015

Arnedo / La III de feria fue una tarde para hombres. 29/09. Video. Imagenes.


Tercera de Feria en Arnedo. Entrada: Un tercio.

Novillos de Guadalmena, bien presentados, exigentes, con transmisión. El peor el quinto. El cuarto, de nombre Aguaclara, fue premiado con la vuelta al ruedo.

Filiberto, de azul turquesa y oro: vuelta al ruedo tras leve petición y oreja.

Pablo Aguado, de frambuesa y oro: vuelta y ovación con saludos.

Luis David Adame, de verde manzana y oro: oreja y vuelta tras leve petición.

A continuación imágenes y crónica de Antonio Sanchez….





La feria del Zapato de Oro de Arnedo vivió esta tarde una de las tardes más interesantes de los últimos años, por comportamiento de los astados y por disposición, capacidad y buen gusto de la terna actuante, que expuso y se jugó la vida frente a una novillada muy exigente de Guadalmena.




Abrió plaza Filiberto con Iodado toreando muy templado, asentado y con el poso que da la madurez novilleril. Corrió bien la mano sobre el pitón derecho para firmar series de buen trazo y limpieza. Final de faena con un arrimón espectacular por conocimiento, colocación, distancia y frescura, llegando a meterse en la misma testuz del toro. Perdió un gran triunfo por errar con la espada. 


Frente al cuarto, que fue bravo, exigente y con una gran transmisión, el murciano no se dejó nada en el tintero en una faena de poder a poder. El de Guadalmena, premiado con la vuelta al ruedo, embistió con todo en la muleta de Filiberto, que atemperó y templó en la medida de lo posible un torrente de bravura. Los mejores pasajes fueron a derechas, donde hubo más reunión y ajuste que al natural. Cortó una oreja de muchísimo peso tras una labor muy emocionante.



Reaparecía Pablo Aguado tras su grave cogida en Cadalso de los Vidrios y a su actuación esta tarde no se le puede poner ni un pero. El sevillano fue un volcán de ganas, ambición y querer ser alguien en este difícil mundo. Expuso sus muslos ante un lote nada propicio para el triunfo. Arnedo se lo recompensó con una cálida ovación a la muerte del quinto de la tarde.



Luis David Adame cuajó una tarde importante en el coso riojano. Pudo abrir la Puerta Grande pero el palco no consideró suficiente la petición en el sexto. El mexicano ofreció una gran variedad en quites, tercio de banderillas y faenas muleteras, además de una sensacional contundencia estoqueadora. Entendió a la perfección a sus oponentes, cuajando sus mejores series frente a su primero. 


El sexto se paró demasiado pronto y a pesar de su ambición, no fue posible tocar pelo para descerrajar la puerta grande.



Fuente y fotos: Antonio Sánchez
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...