lunes, 28 de septiembre de 2015

Arnedo / Álvaro Lorenzo, primera oreja de la feria. 28/09.


Arnedo Arena. Segunda de Feria. Lunes 28/09. Media plaza. 

Novillos de El Freixo, bien presentados, nobles y de buen juego en general, sobresaliendo el gran cuarto.

Álvaro Lorenzo, de gris perla y plata: oreja y vuelta al ruedo tras aviso y petición.

Ginés Marín, de blanco y oro: silencio en su lote.

Daniel Menés, de grana y oro: ovación con saludos y palmas de despedid

A continuación imágenes y la crónica de Antonio Sánchez, de la II novillada de Arnedo,



Álvaro Lorenzo cortó la primera oreja de la Feria tras una labor muy sólida y firme, de las de torero hecho y cuajado. Comenzó su faena con un pase cambiado de vértigo, ajustadísimo y emocionante, para después torear con un gran sentido del temple, llevando muy largo al bravo astado de El Freixo. Mediada la faena acortó distancias y bajó un poco el diapasón del trasteo, pero un espadazo fulminante hizo que el público pidiera con fuerza el trofeo.

Frente al cuarto, el mejor del envío, firmó una faena de altos vuelos en la que sobresalió la largura y hondura con la que el manchego toreó sobre la mano derecha. Depravado humilló en la muleta de Lorenzo, que ligaba muletazos sin apenas quitar la cara del hocico del astado. Acertó en la distancia y la colocación el espada, que pudo desorejar al de El Freixo de no ser por el fallo con los aceros. A pesar de ello, Álvaro Lorenzo se postula como el primer nombre propio de la Feria del zapato de oro.

No tuvo su tarde Ginés Marín en Arnedo. Se le esperaba con ansia para comprobar si era capaz de romper la maldición de que el triunfador del año anterior no repite galardón. Y como no fue así, la maldición seguirá un año más… Marín no se encontró cómodo frente a un lote con nobleza pero soso, al que el extremeño tampoco puso el picante, la ambición y garra necesarias para transmitir al público.

Daniel Menés estuvo más que digno en su primero en Arnedo, y si llega a acertar con la espada hubiera tocado pelo. Muy variado toda la tarde con el capote el madrileño, exponiendo y dejando pasajes poco convencionales en los tiempos que corren. La faena de muleta a su primero la inició de rodillas en el tercio, para continuar una faena con series estimables por el pitón derecho. Hubo menos acople a izquierdas, pero el arrimón final volvió a hacer despertar al respetable, que le hizo saludar una ovación. Frente al sexto fue todo voluntad frente a un Corremantas muy flojo de manos. Lo intentó el espada, que a base de voluntad y ganas quiso agradar al exigente público de Arnedo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...